Esta antigua escuela del siglo XIX, que ha sido rehabilitada para el turismo rural, se encuentra rodeada de bosques de pinos y eucaliptos y ofrece unas bellas vistas al monte San Lois y a la ría de Muros y Noia